viernes, 19 de julio de 2013

Consejos: Cuando los gatos viajan en avión

Peripecias de viajar con gatos al extranjero

Entre vacunas, chips, visitas y tratamientos veterinarios, encontrar el PIF, seleccionar las mejor compañía aérea y horario para ellos, te puedes dejar fácilmente varios kilos... y no sólo de peso.





Antes de volar: Informar, buscar y sedar


- El papeleo


En cuanto decidimos venir al Uruguay, consultamos la legislación del país sobre el ingreso de animales domésticos, pues me aterraba que mis gatos pasaran una cuarentena de la que posiblemente no saldrían vivos. Afortunadamente en este país la ley para la entrada de mascotas no es tan estricta. Sólo exigen la antirrábica, el microchip y todas sus vacunas en regla con un certificado oficial rubricado por un veterinario privado



En definitiva, algo razonable y no muy engorroso... hasta que te topas con el PIF, Puesto de Inspección Fronterizo, que regula la salida de animales. Allí debes presentar todo el papeleo y trámites de mascotas antes de volar. Perfecto si el puñetero PIF no estuviera en medio de ninguna parte entre la T1 y T2 del aeropuerto de El Prat, tan oculto que ni los taxistas saben dónde está. Llegas en lanzadera hasta la T2 y tienes que desandar 500 metros por un descampado hasta la terminal de carga. Desde la meganave de IberiaCargo, tiras hacia el fondo y en el segundo callejón a la izquierda está el PIF... ¿Fácil, eh?



¿Y por qué está ahí? ¿Es más práctico? ¿Te expiden el certificado en el momento de volar y así aprovechas el paseíto? NOOOOO!!! Tienes que volver al día siguiente a buscarlo y ¡¡¡ojo!!! Hay que tramitarlo 10 días antes de la fecha de vuelo, no antes porque caduca y tienes que repetir el proceso. Eso sí, son bastante amables y solícitos. Algo es algo...


- Elegir compañía aérea


Si viajas con un solo gat@ y pesa menos de 8 kilos -transportín incluido- en muchas compañías puede ir contigo en la cabina. Si pesa más o el transportín es grande, tiene que ir en bodega. Algunas compañías sólo permiten embarcar mascotas en la bodega, como p.e. Aerolíneas Argentinas, y esto es un aspecto a tener en cuenta si quieres tener a tu gatito contigo todo el viaje. 
Es muy importante que su caja esté homologada para viajes en avión y sea la medida correcta para tu mascota, ya que el gatito debe tener espacio interior suficiente como para poder ponerse de pie y girar sobre sí mismo. 

Debes identificar el transportín con una etiqueta o letrero pegado en el exterior donde se incluya:

-Nombre de la mascota, edad y sexo
- Nombre del Propietario y DNI
- Móvil de contacto
- Dirección en destino




Además, se debe incluir un bebedero para evitar la deshidratación del animal y no darle de comer en las horas previas al viaje. 
Otra recomendación personal es ponerle un pañal o dos (como de hospital, no un Dodot con gomas y adhesivos) en la cajita por si se hacen pis o caca. Yo además, les puse una mantita, un par de pequeños juguetes y a Nano que iba solito una camiseta usada (con la que dormí toda la semana) para que le acompañara mi olor en el vuelo (no sé si le gustó...).


- Medicación y sedación


Como no soy amante de la química ni de la farmaceútica tradicional, quería preparar a mis gatos para el viaje con algún tipo de sedativo lo más inocuo posible, y siguiendo el consejo de mis veterinarios les di proteína de la lactosa, que según me explicaron tiene el mismo efecto relajante que la leche materna para los bebés. Como no notaba grandes cambios de comportamiento, excepto Nano que me miraba con ojos de Reggae, enchufé Feliway en su habitación y al poco ya estaban espatarrados. 

Aunque en todas las web de compañías aéreas recomiendan no sedar a los gatos que vuelen, ellos no conocen a tus animales. Sabía que Farruca podría venir más o menos tranquila conmigo en la cabina sin estupefacientes, pero Nano es un caso muy diferente: es hipernervioso, ansioso hasta la histeria y tan inseguro que en momentos de pánico ni siquiera me ve, escucha o atiende. Así que hubo que sedarlo con un preanestésico que Pere Renedo (mi veterinario del alma) vino a administrarle a casa. Se quedó planchado como un bendito y llegó drogaíno perdido al embarque. Mejor que mejor. 


¿Onde me llevas, cacho perra?

Cerrando puertas, armando la marimorena

 

En el aeropuerto, previa reserva y confirmación de espacio para los dos gatitos en mi vuelo de Air Europa, pagué sus pasajes (160 € Nano en bodega, 100 € Farruca en cabina) con escala de Barcelona a Madrid y Madrid-Montevideo directo.
Al pagar sus portes, desde el mostrador avisaron a un operario que me llevó en ascensor con una supervisora a la zona de control para embarcar animales por bodega. Aquí vino la parte dura: tuve que sacar a Nano del transportín, rezando para que no le diera un yuyú y saliera disparado a la estratosfera. Como soy muy previsora le compré a los dos un par de arneses tipo chaleco con velcro y correa que me vinieron de maravilla para agarrarlos e inmovilizarlos. 


Nano posando con su arnés

Con Farruca fue incluso peor: tuve que sacarla del transportín para pasarlo por el escáner junto con mi equipaje de mano, y atravesar con ella en brazos el arco pitador del control de pasajeros. Con tanta gente por delante y detrás, se asustó y empezó a agitarse y culebrear peligrosamente, así que le pedí casi a gritos al seguridad que me abriese a toda prisa la caja donde la metí a trompicones y protestas del chico que no entendía mis nervios y de ella que entendía menos. Ufffff... ¡a embarcar!


El vuelo del mascarón de proa


De Barcelona a Madrid fue relativamente bien: Farru sólo lloró al despegar de El Prat (¿pena?) porque íbamos sobre las alas y el ruido de los motores la asustaron. Al llegar a Madrid, tuvimos que caminar unos 20 minutos por Barajas desde la T2 a la T1 y como no encontraba ningún carro, casi se me descoyuntan los brazos entre la gata, el bolso y el equipaje de mano con dos ordenadores y no sé cuánta quincalla. Encontré un carro abandonado a medio camino y relajé los sobacos un poco... Pasamos otro control de pasaportes, hicimos cola en embarque y en cuanto vi a una azafata de tierra la abordé para saber si Nano había llegado bien. Todo correcto: me pidió los papeles de los gatos y embarqué de las primeras. 

Qué suerte tuvimos: viajamos solitas y cómodamente en una fila de dos asientos, uno vacío para ella. Muy de agradecer teniendo en cuenta que el vuelo duraba 12 horas. La pobrecita tuvo unos cuantos momentazos de estrés y lloros, así que me la llevé al lavabo del avión y le abrí la puertita de la gatera para que se aireara y le puse agua. No quiso ni beber ni salir pero se calmó un poco. Cuando faltaban 3 horas para llegar se agitó muchísimo y estuve un buen rato acariciándola metiendo la mano por la gatera entreabierta. Llegamos molidas, enfurruñadas y ella tan planchada que creí que se me había desmayado. Recogí a Nano al final de las cintas del equipaje donde me esperaba medio consciente al lado de un perrito pasajero. 

Salimos casi arrastrándonos del aeropuerto de Carrasco, acompañados de un maletero que me ayudó con el equipaje y los dos carros que llevaba. 





Casa nueva, ¿a qué huele aquí?


Al abrir las gateras el susto fue supremo y cada uno corrió a buscar el mejor escondite de la casa: Farru se metió dentro de la cocina (del electrodoméstico, quiero decir, entre el motor y los tubos de gas ciudad). La saqué a mano de la máquina y entró disparada en un armario con mi ropa...


Aquí huele a flamenca: este es mi sitio

Mientras tanto Nano se escondió bajo la cama y allí estuvo casi un día entero, sólo salía para comer como un lobo, beber como un camello y cagar como un elefante. Pobrecito, en el viaje se hizo pis en los pañales y como es tan limpito debió de sentirse fatal...





¿Y ahora, qué?


Ya han pasado dos semanas desde nuestro aterrizaje y el panorama doméstico ha cambiado por completo: la casa es suya, ya saben dónde está todo, les encanta la nueva cama y el sol que entra por la ventana. Así que parece que el cambio les ha sentado de perlas...




Post Data 
30 de agosto 2013: A la luz de los últimos y trágicos acontecimientos, os recomiendo encarecidamente que al poco de llegar a destino y una vez estén aclimatados y tranquilos vuestros gatitos, los llevéis a un veterinario para someterles a un chequeo. El viaje suele ser tan estresante que les puede inducir a una depresión autoinmunológica y en consecuencia volverles más vulnerables a cualquier enfermedad latente o nueva.
Yo no lo hice y lo pagué muy muy caro. Dicen que de los errores se aprende, pero este error me ha costado la vida de mi adorado Nano. 
No hay vuelta atrás. No cometáis mi error y prevenid antes de lamentarlo tanto y tan profundamente. 
   

24 comentarios:

  1. Tu experiencia de vuelo ha sido casi idéntico al mío. Mira que te dije que es un horror, pero que al final recompensa. Y allí tienes tu recompensa, dos gatitos contentos y tranquilos que se sienten seguros en su nueva casa. Aún así, de aquí no me muevo más ;).

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartir estas últimas semanas me estoy rompiendo la cabeza, de como llevar a mi gatito a Rwanda-Africa
    pues nos vamos tres años, y tengo tres niños pequeños y tu experiencia me ha venido genial :) ... Una preguntita, mi gato
    es un gato común, mide de alto 32 cm (con orejas y todo).. tiene 5 meses.. no se que transportín comprar, es bastante tranquilo y me gustaría llevarlo en cabina, pero como dicen que tiene que caber el animalito de pie .. y el transportin ser menos de 20 cm ... No se cual coger
    que me recomiendas ??

    ResponderEliminar
  3. Kitty, lo más importante es que en conjunto transportín y gatito no pesen más de 6 kilos. Según me dices eso no es problema para llevarlo en cabina.
    En cuanto al transportín, mira que esté homologado para viajar en avión, con cuerpo rígido de plástico y puerta de metal. Algunos llevan como extra un bebedero ajustado a la puerta y un colchoncito para que el gatito vaya más cómodo.

    En la web de www.zooplus.es puedes ver algunos modelos. Te adjunto un enlace que creo le podría ir bien a tu gatito. Comprúebalo tú misma

    http://www.zooplus.es/shop/tienda_gatos/accesorios_el_viaje/transportines_gatos/315387

    Intenta llevarle contigo en cabina, al ser tan pequeñito no habrá problemas, excepto si lo prohibe la política de animales de la compañía con la que vueles.

    Buen viaje y ya verás cómo el peque lo pasará bien.

    ResponderEliminar
  4. Estoy por mudarme de ciudad, 10 horas en carretera o 1 en avión...me parece que lo mejor sería en avión. Estoy dispuesta a pagarle el pasaje al veterinario para que viaje conmigo. Quiero que ellas viajen en cabina conmigo, son 4 mis hermanas de cuatro patas.

    Leí tu posteo y todo iba bien hasta que llegué a lo de Nano, se me partió el alma...Te abrazo desde aquí y hago oración.

    Realmente, tengo miedo.

    ResponderEliminar
  5. Querida amiga: Lamentablemente, no creo que te dejen viajar en cabina con tus cuatro hermanitas, pues el máximo es de 6 kilos por transportín/persona donde suelen caber dos gatitos jóvenes o tres/cuatro bebés. Si tus niñas pesan en total más de esa cantidad (es decir, 6 kilos) no te lo permitirán y deberán viajar en bodega. A no ser que viajes con otras personas que puedan llevar cada una de ellas a una gatita. Frecuentemente sólo permiten un animal por pasajero en cabina y algunas compañías, ni siquiera eso y obligan a llevar a cualquier animal en bodega, aunque sea un cachorrito.

    Gracias por tu sentido comentario sobre Nano. Aún me duele incluso nombrarlo y ya ha pasado un mes de su fallecimiento.

    Mucha suerte en tu mudanza y sobre todo, mantén la calma y la energía positiva para no contagiarles a ellas el estrés.

    ResponderEliminar
  6. Ay, que alegría me ha dado ver que viajaste con tus gatos sedados. Yo tengo que darles unos tranquilizantes recetados por mi veterinaria para mi próximo viaje (vuelta a casa, por fin) y estoy de los nervios. Entre el miedo que tengo yo de por sí a volar y saber que ellos podrían pasarlo mal o lo que sea... que me va a dar un parraque en pleno vuelo, jajaja.

    ResponderEliminar
  7. No te preocupes, si van sedaditos y medio groguis no se entran de la mitad del trajín. Intenta ir tú tranquila porque los gatos son esponjas de energía y de estrés y si estás nervi, se lo pasas a ellos. Haz unas cuantas respiraciones profundas, mételos en sus gateras y a volar!!!
    Feliz regreso y buen vuelo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel estuve buscando experiencias de viajes con gatos. Me mudé a Buenos Aires y en menos de un mes mi mamá me trae a mi engreída a la cual extraño demasiado después de estar separadas 6 meses. Como ella pesa 4 kilos va ir en cabina, la verdad me estresa como la va a pasar y también me estresa mi pobre madre. En cuanto a tu actualización que es lo que pasó con Nano? Me sentiría tan culpable que le llegara a pasar algo a mi bebe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona por no contestar antes, María. Se me pasó tu mensaje. Espero que el viaje de tu gatita con tu madre hubiera ido bien.
      Con Nano lo que pasó es que estaba malito antes pero no daba signos, y al llegar a Montevideo debería haber visitado inmediatamente a un veterinario para chequear que el viaje no le hubiera ocasionado algún trastorno grave. Pero como no encontré un veterinario que me inspirara confianza y profesionalidad en ese tiempo, no lo hice y lo perdí.
      Mi consejo: después de un viaje, llevar al gatito al vete para detectar posibles patologías que el stress haya podido aumentar.

      Saludos y gracias por leer este blog

      Eliminar
  9. Hola Isabel mi gata esta apunto de viajar desde Lima hacia Buenos Aires, es un viaje de 5 horas mi mama me la está trayendo después de estar 4 meses separadas y la verdad estoy súper estresada en pensar como la va a pasar. Hasta el momento ella viajaría en cabina lo que me a asustado demasiado es lo que le pasó a Nano, que fue lo que sucedió?

    ResponderEliminar
  10. Hola María: Nano murió dos meses después de llegar a MVD. Posiblemente tenía alguna enfermedad latente sin detectar que se manifestó quizá con el estrés del viaje y el cambio. Pero Farruca, que vino conmigo en cabina, soportó muy bien el vuelo sin tranquilizantes ni anestesia.
    Pero como tu gatita viaja con tu madre en cabina (¡qué bien! Es menos traumático), yo te recomendaría que habléis con vuestro veterinario a ver si os aconseja algún tipo de sedante para que tanto tu madre como la gata hagan el viaje más tranquilas.
    Espero que las dos lleguen a destino estupendamente.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Hola Isabel,
    Buscando información de experiencias para llevarme a mis gatitos he encontrado tu blog. Me mudo a Fuerteventura, dos gatos, uno en cabina y otro en bodega (8kg solo el gato...) Hoy he ido al aeropuerto para recabar más información e intentar quedarme más tranquila, pero me he vuelto a casa exactamente igual. Mi gato que va en bodega es igual que era Nano, muy muy nervioso y padece mucho de estrés.
    Me da muchísimo miedo que le pueda pasar algo como a ti, o que del propio estrés le pase algo en el viaje. Son solo 3 horas pero de verdad que necesito ayuda con esto.
    Sabía que al gato que llevas en bodega le hacen salir para comprobar el transportin pero,también al que llevas contigo? Con toda esa gente allí? Se creen que son perros que los puedes sacar tan felices?
    Te agradecería muchísimo que me echaras una mano... Estoy con una ansiedad terrible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, no te preocupes anticipadamente. Sólo toma ciertas precauciones:
      1. Lleva a los dos gatos al veterinario y que, aparte de los chequeos y vacunas habituales para viajar, a ver si te pueden recomendar una rutina de relax antes del viaje tipo felliway, tranquilizantes homeopáticos, etc.
      2. Si el gatito que va en bodega es muy nervioso, quizá un tranquilizante flojito le vaya bien. Consúltalo por favor con tu vete.
      3. Sí, es verdad, me hicieron sacar a Nano cuando bajé con el para que embarcara en bodega. Por eso, si va un poco más sedado de lo normal será mejor pasar el trago tanto para ti como para él.
      Por otro lado, yo les compré a ambos unos arneses tipo chaleco, como de perritos con correa, y con eso puesto viajaron todo el tiempo. Para prevenir que se escapen u otras contrariedades.
      También pon algún tipo de etiqueta en las gateras con el nombre del gato, la edad, tu nombre y un teléfono de contacto. Todo eso para prevenir cualquier eventualidad.
      4. A tu favor tienes que es un viaje corto y sospecho que sin escalas y eso es mucho más sencillo para ellos (sobre todo para el gatito que va en cabina).
      5. Tengo una amiga que viajó con sus dos gatitas de Tenerife a Sao Paulo y de Sao Paulo a Florianópolis, una de ellas en bodega, y están las dos estupendas. Depende mucho de la edad y del estado de salud (además del carácter del gato) para que del viaje sea más o menos traumático.
      6. Asegúrate de tener todo en regla, vacunas, papeles, veterinarios, haz todo lo que te aconsejen sus médicos para el previaje y quédate tranquila. Nuestro estrés se lo pasamos a ellos que lo absorben como esponjas. Acarícialos mucho y diles (y dite a ti misma) que todo va a ir bien. Y así tiene que ser.

      Un abrazo fuerte y espero haberte servido de ayuda.

      Eliminar
  12. Hola, mi nombre es Daniela. Viajo con mi gatita desde Santiago de Chile a Frankfurt. La verdad es que estou bastante asustada que se vaya asustar tanto ella que hasta le pueda dar un paro o algo. Hemos estado saliendo unos días antes en el auto con ella en la caja... Pero la verdad es que estoy muy nerviosa... Espero que todo salga bien como con tu gatita.

    Lamento mucho lo que sucedió con tu Nano,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Daniela. Intenta no pasarle los nervios a tu gatita y habla con el veterinario haber si puede darte algún tranquilizante natural para ella. Así pasará mejor el momento de pasar el checking y los primeros momentos del vuelo que son los más estresantes.
      Te deseo mucha suerte y feliz viaje

      Eliminar
    2. Hola Daniela! Como fue tu experiencia? Estoy en la misma situación con mi gato de 6 años. No sé si someterlo al stress de 26 horas de traslado entre Argentina y Suecia o buscar una familia aquí que lo adopte. Se pone muy nervioso en el auto. Gracias

      Eliminar
  13. Hola!! La gatita que fue contigo en cabina, le midieron el transportín antes de embarcar? Yo estaba pensando en poner a la mía en bodega, porque así podía ponerla en una jaula más grande y más cómoda, pero luego me arrepentí y la quiero conmigo, donde mis ojos la vean, en cabina conmigo. Pero las medidas son re pequeñas, estaba pensando en comprarle un bolsito grande levemente más grande (alto) que lo que indican par la cabina (indican 23-24 cms de alto, me gustaría comprarle de 28 cms para que tenga más espacio la pobre), habrá problemas?? Miden el bolso?? Viajamos con Air France desde Santiago de Chile a Berlín, por mudanza, haciendo una parada en París.
    Gracias por compartir tus experiencias.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Constanza. Miden la caja del gato que tiene que tener las medidas que indica cada compañía aérea. Los transportines tienen que ser rígidos y con puerta de jaula, no puedes llevar a tu gatita en un vuelo internacional en un bolso de tela aunque sea de los de transporte. En eso son muy rigurosos, y más Air France. Entre el transportín y la gata el peso máximo es de 8 kilos.
      Yo te recomiendo que la lleves contigo en cabina si te es posible, porque el animalito sufre menos si te ve y le hablas, puedes acariciarla, etc. Y sobre todo, teniendo una escala, porque así ella baja contigo, puedes llevarla al baño, darle de beber, cambiarle el pañal (recomiendo poner un pañal en la caja porque seguramente se va a hacer pis o caca; son muchas horas para los pobrecitos.
      Si ves que la caja y la gata superan las medidas indicadas, pues entonces deberás llevarla en bodega. Si es así, te recomiendo sedarla un poquito para que haga el viaje más tranquila.
      Te deseo un feliz vuelo con ella y te agradezco que me hayas escrito.
      Muchas suerte en vuestro próximo destino.
      Abrazos

      Eliminar
  14. Buenas! Esta semana tengo que viajar con mi gata y llevo nervioso desde hace meses... El vuelo no es muy largo, no llega a 3 horas pero tiene 12 años y es la primera vez que sale de casa prácticamente.. He pagado business y todo para tener más espacio y evitar el estrés de tener a una persona al lado.. Mis preguntas son dos:
    1) He contactado vía email varias veces con la compañía y ellos mismos me han dicho que aunque el transportin sobrepasará un poco el alto no pasaba nada porque saben que son medidas imposibles.. Piden 23 cm y compre uno de 28 pero ahora al leer tu blog me he quedado bastante chafado. Son muy estrictos con este tema?
    2) No se si he entendido bien. Para el control del paso a puertas de embarque hacen sacar al gat@??? Escribí de nuevo a la compañía y me llamaron ellos directamente indicando que en ningún momento hay que sacar al animal...
    Estaría muy agradecido si pudieras contrastar conmigo esta información. Un saludo y gracias!

    ResponderEliminar
  15. Hola Koldo, te cuento:
    1. Si vas en business no creo que te pongan muchos problemas si el trasportín excede 5 centímetros. Normalmente las azafatas de tierra son muy comprensivas con las personas que nos llevamos nuestros animalitos con nosotros y lo entienden. Tranquilo, no creo que sean tan puntillosos.
    2. Te hacen sacar al animal cuando va a bodega. Yo llevaba conmigo dos gatitos. Farruca de 13 años iba conmigo en cabina y sin problemas. Nano, de 11 años, fue en bodega. Y ese proceso con él fue diferente. Tuve que bajar con él a una sala que conecta con la pista directamente donde había un scaner y sí, me hicieron sacar al gatito del transportir y pasar la caja por escaner.
    Farruca, si no recuerdo mal, pasó conmigo por el arco de seguridad dentro de su caja.

    De todas formas, Koldo, yo les puso a los dos un arnés flexible y cómodo, con correa por si hubiera algún problema durante el vuelo y el transporte. Te aconsejo le compres a ella uno también y así podrías sacarla de la caja con la correa. Yo lo hice cuando iba al lavabo de los aeropuertos para que pudiera estirar las patitas.


    Yo creo sinceramente, que si es un viaje de 3 horas, imagino dentro de Europa, no creo que sean tan estrictos. Respira hondo y prepárate para tener un estupendo vuelo con tu gatita.

    Por favor, cuéntame cómo salió todo cuando llegues con ella a tu destino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tú útil respuesta!! Me quedo mas tranquilo :) Estoy deseando que pase ya todo... Sin duda te informaré.

      Un saludo

      Eliminar
  16. Hola Isabel,

    Tu blog me pareció muy Interesante!!

    Mi viaje es mucho más largo de los que todos han hablado ya que voy desde Colombia hasta Indonesia pero no puedo dejar a mis dos gatitos...ellos son mis hijos....tienes alguna sugerencia para mi??

    Gracias,
    Adriana

    ResponderEliminar
  17. Adriana, vaya viaje con dos gatitos! Mi consejo principal es que el más nervioso vata contigo en cabina y el que lleves en bodega esté un poquito sedado para que pase el tránsito lo más tranquilo posible.
    Asegurate tb de llevar en regla todos los documentos que necesites para ingresar a tus gatos en Indonesia. Llama a la embajada para estar mas informada.
    Ojalá te vaya estupendo el viaje.
    Suerte!

    ResponderEliminar
  18. Hola Isabel, lamento mucho lo que paso con tu gatito Nano. Gracias por escribir tu experiencia, ya que estaba tratando de encontrar alguna orientación mas especifica del viaje y no encontraba mucho. Yo viajo el 29/7 por mudanza de Buenos Aires a Mexico DF con escala en Lima con mis dos gatos Salomon macho de 2 años y un poco obesito 6,5kg, y a Anyanka nena de 9 meses peso normal. Por suerte un colega viaja conmigo y me hace el favor de poner su nombre para llevar a los dos en la cabina. Una semana despues viajo sola del DF a Guadalajara (vuelo de una hora) pero la verdad creo que lo peor es el primero. Ahora me preocupa mucho lo siguiente:
    -Viajo con Avianca que pide trasnportines suaves-no rigidos- y las medidas son imposibles: Largo 40.6 centímetros + ancho 27.9 centímetros ​+ alto 20.3 centímetros. Salomon no entra ahí ni loco. Tengo miedo que cuando este ahí me lo rechacen y no me dejen subir con mis gatos.
    -no los quiero sedar porque lei que es muy malo. mñana voy al vete y veo que me dice pero confio mas en las experiencias de la gente que ya paso por lo mismo. asique agradezco sus comments. (Salomon es muy nervioso, apenas lo pongo en el transportin para ir al vete empieza a maullar a lo loco. Anyanka es una genia no dice ni mu, va re relajada, asique me precupa mas el gordo)
    -unas horas antes del vuelo tengo que cortarles la comida?
    -voy a llevar comida y agua para el vuelo. no me importa.
    -es muy loco, pero no se: tengo que llevar sus piedritas, o una versión mini? como es el tema del pañal o el trapo en el piso? como hago? se pone algo dentro del transportin? o armo la caja con las piedritas y los llevo al baño?
    Me estreso! Tmb lei que te hacen sacarlos del transportin para pasarlos por el scanner, asique les voy a comprar un arnes.
    Gracias por tu ayuda!!
    Natalia Natalia_cirillo@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar